martes, 11 de noviembre de 2014

Pigmeos mbuti: hacia las últimas oportunidades de supervivencia

República Democrática del Congo (RDC).
Hemos vuelto a viajar al interior de la selva del Congo donde nos hemos encontrado una vez más con la situación de los pigmeos mbuti de Bayenga, un pequeño poblado de la provincia de Wamba en la región del Haut Huelé.
Una situación que se perfila como crítica para el pueblo mbuti y con una complejidad realmente abrumadora. Por un lado tenemos una situación en la que el pueblo mbuti está en un proceso de asimilación por parte de la mayoría cultural bantú agravada por una situación conocida al hablar de pueblos autóctonos: sustracción de tierras ancestrales, expulsión de éstas por la creación de parques naturales o explotación de materias primas y racismo.




Los mbuti están sufriendo una invasión a muchos niveles que amenaza muy seriamente su supervivencia. No es que acostumbremos ser alarmistas, pero las evidencias nos dicen que muchos pueblos indígenas has sido exterminados por causas parecidas a las que hemos enunciado.
Es necesaria una reacción a esta situación. Pero la complejidad de ésta hace que no sea simple poder intervenir como si de la realización de un proyecto se tratara. La RDC se sitúa en último lugar en el listado de Desarrollo Humano que publica la ONU cada año. La inestabilidad política y militar hace que surjan infinidad de pequeños grupos armados que ocasionan desplazamientos de la población y violencias. El descontrol por parte de la administración del estado hace que nada funcione suficientemente bien (desde la educación, la salud, la justicia, etc.).
Por todo esto desde Uyamaa pensamos que el trabajo tiene que hacerse desde dentro del pueblo comenzando por la toma de conciencia, el aumento de la autoestima, la organización y la determinación a querer sobrevivir.


Para ello estamos secundando el trabajo que realizan un equipo de misioneros de la Consolata sobre el terreno. Son la única presencia en este remoto lugar que trabaja en esta línea. Hemos acordado con ellos que trabajaremos juntos el tema de la etnoeducación, de una salud intinerante, de un mayor conocimiento a nivel antropológico de este pueblo.
Uno de estos misioneros antes de despedirse me dijo: "Un pueblo sin identidad no tiene futuro, y los mbuti tienen derecho a tener futuro. Nuestra contribución a esto será la mayor ayuda que podamos ofrecer".
Los protagonistas son ellos, con su historia, cultura, problemas, y nosotros nos proponemos como acompañantes de un proceso a largo plazo, complejo, buscando medios profesionales, económicos, de apoyo para que los mbuti puedan seguir formando parte de la riqueza de la humanidad.